lunes 06 de febrero de 2023 - Edición Nº1524

Sociedad | 8 ene 2023

Asesinato de Villa Gesell

Las claves de la primera semana del juicio por el crimen de Fernando Báez Sosa

Estos días de enero estuvieron marcados por las declaraciones de los testigos que pasaron por el tribunal de Dolores para reconocer la culpa del grupo de rugbiers acusados del crimen del joven en el verano de 2018. En resumen, la primera semana de audiencias dejó muchas "pruebas nuevas", según Fernando Burlando.


A horas de que finalice la primera semana del juicio por el crimen de Fernando Báez Sosa, el abogado de la víctima, Fernando Burlando, destacó que la última audiencia fue "excelente" porque los testigos "aportaron más información en la causa" que la querella no tenía en cuenta. "Con todas las pruebas que tenemos nos aseguramos que vamos por el mismo camino de imputación", sostuvieron, para resaltar luego que los testimonios "son contundentes".

Tras esta semana de audiencias, la querella adelantó que en los próximos días declararán en el Tribunal en lo Criminal N°1 de Dolores los encargados de la parte pericial, de la autopsia y los peritos de la defensa. Resumiendo lo que pasó hasta ahora, en la primera jornada del juicio, además de la presentación del caso y la palabra de los abogados de la víctima y de la defensa, declaró la madre de la víctima, María Graciela Sosa Osorio. 

 

"Éramos una familia feliz, humilde, que tratamos de inculcar los mejores valores a nuestro hijo. Era un chico muy sacrificado", contó sobre la relación con su único hijo. "No comprendo y nunca aceptaré cómo chicos de la edad de Fer le hayan hecho esto”.

 

En el segundo día declararon los amigos de la víctima que estuvieron en el boliche Le Brique de Villa Gesell la noche del asesinato. Los jóvenes explicaron cómo comenzó el conflicto y cuáles fueron sus reacciones ante el hecho. El primero en declarar fue el mejor amigo de Fernando, Lucas Filardi: "Fue un instante en que vino gente gritando y le pegaron. Se cayó al piso, y ahí fueron patadas y piñas. No hubo acto de defensa", explicó.

 

 

Además el joven afirmó que cuando intentó ayudar a su amigo, él también recibió un golpe: "Creería que fue Luciano Pertossi quien me pegó a mí". Otro de los amigos de la víctima, Julián Lucas García, relató que el conflicto comenzó cuando él mismo sintió una "cachetada en la nuca" y Fernando lo defendió. Luego, ya afuera del boliche Le Brique, el muchacho rememoró ante la Justicia que vio a "cinco o seis personas" con intenciones de pegarles a ambos.

El miércoles, uno de los testimonios clave fue el del joven de Zárate incriminado por el grupo de rugbiers del asesinato, Pablo Ventura. El remero contó que conocía a los acusados "solo de vista" por haberlos cruzado en el boliche y señaló que este comportamiento era habitual ya que eran un "grupo problemático", que "peleaban después de las jodas" y también que "siempre eran mayoría".

A su vez, otro testimonio que se destacó en aquella jornada del juicio fue el del jefe de seguridad del boliche Le Brique, Alejandro Muñoz. "Hace veinte añosque trabajo de esto y nunca vi nada igual, todo patadas", expresó el oficial. En su declaración el efectivo no pudo contener el llanto y aseguró que después de lo vivido pasó "cuatro días sin dormir".

En la cuarta jornada del juicio por el crimen de Fernando Báez Sosa se presentó Tomás Bidone, un joven que estaba vacacionando en Villa Gesell y que vivenció la situación ocurrida frente al boliche Le Brique la noche del 18 de enero de 2020. "Lo veo de frente, estaba Thomsen pegándole al chico que fallece. Recuerdo que le pega dos patadas en la cabeza, como puntinazos, luego lo agarra y le vuelve a dar dos o tres patadas", dijo en su relato el joven quebrado por el llanto.

 

 

Otra declaración que resultó relevante para la causa en la cuarta audiencia del juicio fue la de la joven que intentó reanimar a Báez Sosa minutos antes de su muerte hasta que llegó la policía. Virginia Pérez Antonelli relató: "Yo le sostenía la cabeza a Fernando, le hablaba, le pedía que se quedara conmigo".

Los testigos que se presentaron en la última audiencia en los Tribunales de Dolores fueron los policías que se encargaron del allanamiento del hotel de Villa Gesell en el que se alojó el grupo de rugbiers en enero de 2020 y la recepcionista del lugar.

Hugo Vázquez, jefe policial que estuvo presente en el operativo ese día, manifestó que en reiteradas oportunidades les pidió a los detenidos que se dejen de reír porque era algo serio. Por otro lado, volvió a confirmar que Máximo Thomsen fue quién culpó a Pablo Ventura: "Cuando se preguntó de quién era la zapatilla con sangre el joven dijo 'de Pablo' se le preguntó quién era y respondió 'Pablo Ventura'".

Luego también declaró Andrea Ranno, empleada del Hotel "Inti Huasi", en el que se hospedó el grupo, quien aseguró que los rugbiers "estaban orgullosos" y "festejaban porque todos se atribuían algo". "Ellos pasaron frente al hotel y los escuché hablar de una pelea y que festejaban la situación", señaló la recepcionista. Además, Ranno contó que escuchó a uno de los jóvenes diciéndole a otro: "Le rompí toda la jeta, estaba llena de sangre".

 

 

OPINÁ, DEJÁ TU COMENTARIO:
Más Noticias

NEWSLETTER

Suscríbase a nuestro boletín de noticias