miércoles 22 de mayo de 2024 - Edición Nº1995

Mundo | 30 abr 2024

Salud

AstraZeneca admitió que su vacuna contra el Covid-19 puede generar efectos colaterales

El gigante farmacéutico reveló esta información en el marco de una demanda colectiva que asegura que la preparación, desarrollada con la Universidad de Oxford, habría ocasionado muerte y lesiones graves en algunos pacientes.


El laboratorio AstraZeneca admitió que su vacuna contra el Covid-19 tiene efectos secundarios inusuales, respondiendo a una demanda colectiva que le iniciaron por las peligrosas consecuencias que produjo la aplicación de la preparación en un grupo de pacientes.

Si bien el laboratorio impugnó esas afirmaciones, reconoció en un documento legal presentado ante el Tribunal Superior en el mes de febrero, que la aplicación de dosis contra el coronavirus, "en casos muy raros, puede causar TTS", que es el síndrome de trombosis con trombocitopenia, enfermedad que provoca que las personas tengan coágulos de sangre y un recuento bajo de plaquetas.

 

Los científicos identificaron por primera vez un vínculo entre la vacuna y una nueva enfermedad llamada trombocitopenia y trombosis inmunitarias inducidas por vacunas (VITT) ya en marzo de 2021, poco después de que comenzara el lanzamiento de la vacuna Covid-19; y los abogados de los demandantes argumentan que VITT es un subconjunto de TTS, aunque AstraZeneca no parece reconocer el término.

 

Ahora, la farmacéutica deberá revelar los casos de trombosis sufridos por gente que haya recibido la vacuna entre el 27 de diciembre de 2020 y el 19 de febrero de 2024.

 

 

Los efectos secundarios 

 

Se conoce como síndrome de trombosis con trombocitopenia a una afección médica en la que una persona sufre coágulos de sangre junto con un recuento bajo de plaquetas, que son, justamente, las que suelen ayudar a que la sangre se coagule.

 

Si bien, desde hace dos años se había estado evaluando este efecto secundario, esta es la primera vez que la compañía admite ante el tribunal que su vacuna puede causar la afección. Sin embargo, teniendo en cuenta el número de demandantes, esta situación estaría generando preocupación.

 

 

 

 

Jamie Scott, padre de dos hijos e ingeniero informático, quien presenta una lesión cerebral permanente luego de un coágulo de sangre y una hemorragia cerebral después de recibir la vacuna en abril de 2021, es uno de los 51 casos expuestos actualmente ante el Tribunal Superior en la demanda por daños y perjuicios, cuyo valor se estima en unos 100 millones de libras esterlinas, es decir unos 125 millones de dólares estadounidenses.

 

Scott ahora tiene mala memoria, tiene problemas para leer, escribir, escuchar y hablar, está parcialmente ciego de ambos ojos y sufre de dolor y fatiga. No puede trabajar, conducir o participar activamente en la vida de sus hijos. "Todo en mí ha cambiado. Todo es difícil", afirmó en una entrevista local. "Estoy feliz de estar vivo. Pero soy una sombra de lo que fui y cada día es difícil".

 

Sarah Moore, socia del bufete de abogados Leigh Day, que presenta las demandas legales, dijo: "A AstraZeneca le ha llevado un año admitir formalmente que su vacuna puede causar coágulos sanguíneos devastadores, cuando este hecho ha sido ampliamente aceptado por el sector clínico".

 

"En ese contexto, lamentablemente parece que AZ, el Gobierno y sus abogados están más interesados en jugar juegos estratégicos y acumular honorarios legales que en abordar seriamente el impacto devastador que su vacuna AZ ha tenido en las vidas de nuestros clientes".

 

 

El comunicado de AstraZeneca

 

En un comunicado, AstraZeneca respondió: "Nuestra solidaridad está con cualquiera que haya perdido a sus seres queridos o haya informado de problemas de salud. La seguridad del paciente es nuestra máxima prioridad y las autoridades reguladoras cuentan con estándares claros y estrictos para garantizar el uso seguro de todos los medicamentos, incluidas las vacunas.

 

A partir del conjunto de pruebas obtenidas en ensayos clínicos y datos del mundo real, se ha demostrado continuamente que la vacuna AstraZeneca-Oxford tiene un perfil de seguridad aceptable y los reguladores de todo el mundo afirman sistemáticamente que los beneficios de la vacunación superan los riesgos de posibles efectos secundarios extremadamente raros".

 

 

OPINÁ, DEJÁ TU COMENTARIO:
Notas Relacionadas
Más Noticias

NEWSLETTER

Suscríbase a nuestro boletín de noticias