miércoles 22 de mayo de 2024 - Edición Nº1995

Argentina | 2 may 2024

1° de Mayo

En el Día del Trabajador, la CGT y la Izquierda se movilizaron con reclamos al Gobierno

La convocatoria reunió también a las organizaciones sociales y no se aplicó el protocolo antipiquetes a pesar de los cortes de calles. Héctor Daer confirmó la huelga del 9 de mayo: "Va a ser histórica".


En el día después de que Diputados votó la Ley Bases y como parte de su enfrentamiento con el Gobierno, la CGT desplegó su poder de convocatoria en una movilización por el 1° de Mayo que tuvo su epicentro en el monumento Canto al Trabajo, en la avenida Independencia y Paseo Colón. La cúpula cegetista difundió un documento con fuertes reclamos al Gobierno, al que se acusó de instrumentar "un ajuste brutal".

La avenida 9 de Julio estuvo cortada al tránsito entre Carlos Calvo e Independencia, en ambos sentidos. La avenida Independencia fue el punto de concentración de gremios, movimientos sociales y agrupaciones de izquierda, que definieron confluir en distintas esquinas de esa arteria.

Participaron, además de la CGT, organizaciones sociales y sindicatos vinculados a la CTA. El Ministerio de Seguridad de la Nación y su par porteño no activaron esta vez el protocolo antipiquetes y la marcha se desarrolló con normalidad. Una gran cantidad de micros para el traslado de manifestantes se observó en la arteria principal, en su lateral Bernardo de Irigoyen y en la avenida San Juan, entre otras calles.

Detrás de una bandera con la consigna "La Patria no se vende", los jefes de la CGT Héctor Daer, Pablo Moyano y Carlos Acuña, junto a varios dirigentes más de la central obrera, avanzaron por la avenida Independencia en dirección a la sede de cegetista, en la calle Azopardo al 800, para brindar una conferencia de prensa.

El cántico predominante en esa columna de la central obrera fue el de "La Patria no se vende", con entonación clásica de hinchada de fútbol. Al llegar a Paseo Colón y cruzarse con los gremios de izquierda, que tuvieron su propia columna, los triunviros fueron recibidos al grito de "Paro, paro, paro, paro general". Los jefes de la CGT recibieron en la sede de Azopardo al gobernador de Buenos Aires, Axel Kicillof, acompañado de integrantes de su gabinete como Andrés Larroque y Walter Correa, e intendentes como Fernando Espinoza (La Matanza) y Julio Alak (La Plata).

 

 

"Ratificamos el paro del 9 de mayo. Nunca estuvo en duda", dijo Daer, uno de los referentes, al abrir la conferencia en la CGT. Dijo, además, que la central obrera tiene previsto reunirse con los senadores nacionales de los diferentes bloques para que no prospere la sanción de la Ley Bases. El líder del gremio ATSA (trabajadores de la sanidad) calculó en "más de 300 mil" los asistentes a la manifestación.

"Queremos aclarar que no hemos discutido ni negociado ningún proyecto ni dictamen de lo que ocurrió en la Cámara de Diputados", remarcó Daer al inicio de la conferencia de prensa, al referirse a los artículos de reforma laboral que lograron media sanción en la Cámara baja. En dos ocasiones durante la conferencia, criticó al presidente del bloque radical en Diputados, Rodrigo De Loredo. "Repudiamos las palabras del presidente del bloque de la UCR, que dijo que la democracia se debe un debate sobre los sindicatos. También se debe un debate sobre lo que pasó en el ARA San Juan y nunca abrió la boca", acicateó el triunviro de la CGT al recordar el hundimiento del submarino durante la gestión como ministro de Defensa de Oscar Aguad, suegro del diputado.

"El paro del 9 de mayo va a mostrar el descontento de millones de personas. Tenemos en agenda ir a visitar a todos los senadores para que no voten esta ley nefasta que va en detrimento del pueblo argentino. Los 33 senadores del peronismo se comprometieron a votar en contra. Saben que no pueden votar para privatizar empresas, para que vuelva el impuesto a las ganancias", dijo Pablo Moyano, otro de los jefes de la CGT.

Ante una consulta sobre dichos del Presidente sobre la supuesta apreciación de los salarios ante la inflación, Moyano fue irónico: "El sueldo de él, de la hermana, de los senadores, de Adorno [por el vocero Manuel Adorni] y de su hermano le han ganado a la inflación; no así el de los trabajadores".

Sobre Independencia, hubo distintas columnas de sonido de la CGT, que llevaron como decoración banderas con la consigna de la marcha: "1° de Mayo. Día del Trabajador y la Trabajadora. La Patria no se vende. CGT". Por los altoparlantes una voz leyó varias veces el documento de reclamos que los gremios emitieron para la ocasión.

En la puerta de la CGT, cuando la conferencia de prensa ya finalizaba y comenzaba la desconcentración de los manifestantes, se agrupó una columna del gremio de aeronavegantes que conduce Juan Pablo Brey, que reclamaba contra una posible privatización de Aerolíneas Argentinas. "Si tocan Aerolíneas, qué quilombo se va a armar", advertían sobre la calle Azopardo. Frente a la sede cegetista se vio también al excanciller Felipe Solá.

En Independencia y 9 de Julio se concentraron, además de los sindicatos de la CGT, los militantes de las dos vertientes de la CTA. En ese lugar, se dispusieron mesas para reunir firmas contra el DNU 70/23 y para oponerse al cierre de la agencia nacional de noticias Télam.

Camioneros tuvo un amplio despliegue de militantes de las ramas de recolección y de aguas y gaseosas dispuestos sobre Independencia. Entre ellos, se mezcló el boxeador y usual custodio de los Moyano, Gonzalo "Patón" Basile. El dirigente peronista Carlos Kunkel pasó caminando por la zona, pero hacia 9 de Julio, en sentido contrario al grueso de la concentración. El intendente Fernando Gray (Esteban Echeverría) participó sin mostrarse con los jefes comunales que escoltaron a Kicillof.

Algunos de los gremios presentes sobre Independencia fueron la Federación Argentina de Empleados de Comercio y Servicios (FAECyS), Alimentación, Foetra, APTA, el sindicato de playeros de estaciones de servicio, los universitarios de Fatun, los textiles de Setia y AOT. Además, tuvieron sus columnas el Smata, la APL, Dragado y Balizamiento, los pasteleros, Uocra, Capitanes de Ultramar, los docentes de Sadop y de UDA, Luz y Fuerza, La Bancaria, los judiciales de la UEJN, los panaderos y los obreros del calzado. Entre los gremios, hubo una columna del peronismo porteño, que incluyó un micro decorado con iconografía peronista aportado por el gremio de encargados de edificios, de Víctor Santa María, uno de los jefes del PJ de Capital Federal.

Banderas de la CGT culminaron la columna más nutrida de los gremios en la esquina de Defensa, donde se escucharon distintas consignas desde los altoparlantes, como una de la UTEP que denunció que el Gobierno cortó la ayuda alimentaria a los comedores y reclamó declarar la emergencia en ese rubro.

Al llegar a Independencia y Paseo Colón, un vallado cerraba la concentración. No hubo escenario dispuesto para dirigentes. En esa esquina, se amontonaron pasacalles de sindicatos de todas las ramas y confluyeron también las columnas del sindicalismo de izquierda (con sindicatos como el de los trabajadores del neumático o la agrupación de Unión Ferroviaria que lidera Rubén "Pollo" Sobrero) que avanzaron por Paseo Colón hacia Independencia. En ese punto, también se mostró una columna del Frente Renovador de San Isidro, identificada con Sebastián Galmarini, director del Banco Provincia y cuñado del excandidato presidencial Sergio Massa.

 

La izquierda, en Plaza de Mayo

Los gremios y partidos de izquierda, en tanto, realizaron su propio acto en Plaza de Mayo, tras confluir por un momento con las columnas de la CGT. Estuvieron custodiados por efectivos de la Policía Federal y de la Gendarmería Nacional. El operativo de seguridad desplegado no les permitió desplegar en la plaza el escenario principal para el acto y debieron leer el documento por el Día del Trabajador desde una camioneta ubicada frente al Cabildo, con poco alcance de su equipo de sonido, como cierre de una marcha que culminó con la entonación del himno izquierdista "La Internacional".

"Abajo la Ley de Bases contra los trabajadores, no a la reforma laboral y el impuesto al salario. Exigimos a la CGT y a las CTA paro activo y plan de lucha hasta derrotar el plan de Milei. Por el paro y la movilización el día que lo trate el Senado. Por el paro activo el 9 de mayo", fueron las consignas del documento de las organizaciones nucleadas en el Frente de Izquierda y de los Trabajadores.

"Mientras estábamos en una columna independiente en el acto de la CGT para exigir un plan de lucha para derrotar este ajuste, la policía hizo correr el escenario y se tuvo que improvisar, pero finalmente se impuso un acto como corresponde, el Día del Trabajador, en donde querían los trabajadores", afirmó a La Nación Alejandro Crespo, secretario general del Sutna (sindicato de trabajadores del neumático).

El dirigente resaltó: "Es muy perjudicial la ley de Bases y la reforma laboral, particularmente para los sindicatos. Quieren destruir la organización de los trabajadores en su lugar de trabajo, donde nacen los dirigentes y la organización obrera. Estamos exigiendo a la CGT un paro general en el momento que se trate de la ley, para movilizarnos todos los trabajadores y el pueblo argentino, que está tomando conciencia de lo grave que es esto".

 

Fuente: La Nación

 

OPINÁ, DEJÁ TU COMENTARIO:
Más Noticias

NEWSLETTER

Suscríbase a nuestro boletín de noticias