miércoles 22 de mayo de 2024 - Edición Nº1995

Argentina | 4 may 2024

Medio Ambiente

La Legislatura chaqueña aprobó el desmonte de un millón de hectáreas de bosque nativo

La medida fue rápidamente repudiada por varias organizaciones ambientalistas que señalaron su ilegalidad e inconstitucionalidad. "La grave crisis climática y de biodiversidad en la que nos encontramos nos obliga a poner fin a los desmontes y promover el manejo sustentable y la restauración de los bosques nativos", señalaron desde Greenpeace.


Mientras en la Ciudad de Buenos Aires los diputados debatían la Ley Bases, la Legislatura de Chaco se ocupaba de sus propios asuntos: alrededor de las 2:40 de la madrugada, sus miembros votaron un nuevo Ordenamiento Territorial de Bosques Nativos (OTBN) que permitirá arrasar con más de un millón de hectáreas. La medida fue rápidamente repudiada por varias organizaciones ambientalistas que señalaron su ilegalidad e inconstitucionalidad.

El 30 de abril, cuando los diputados nacionales se encaminaban hacia la aprobación general de la Ley Bases, Chaco recortó la protección a sus bosques para habilitar el avance de las topadoras sobre territorios campesinos e indígenas, y de vital importancia para la biodiversidad porque, además de albergar flora nativa, constituyen el hábitat del yaguareté, especie autóctona en peligro de extinción.

"Los flashes en la Capital permitieron el camuflaje perfecto para aprobar un negociado mayúsculo", denunció el abogado ambientalista Enrique Viale en un artículo para ElDiarioAr. En dicha publicación, el activista señaló, además, que el reordenamiento fue diseñado "a medida de las grandes empresas tanineras y el agronegocio".

Cabe recordar que, en nuestro país, rige la Ley de Bosques desde 2007, aunque varios gobiernos de varias provincias se hayan encargado de incumplirla sostenidamente, como es el caso de Chaco. Según esa norma, cada administración provincial debe elaborar un mapa que marca en rojo, amarillo y verde a los bosques del territorio, según cuán fundamental sea preservarlos.

 

Lo que aprobó la Legislatura chaqueña cambia a la categoría verde a 1.250.000 hectáreas que antes estaban en amarillo.

 

Sólo los bosques ubicados en áreas verdes pueden ser talados y el mapeo, que debe actualizarse cada cinco años, tiene que ser diseñado con la participación de la población, respetando a los pobladores originarios y al sostenimiento del ecosistema. Lo que aprobó la Legislatura chaqueña cambia a la categoría verde a 1.250.000 hectáreas que antes estaban en amarillo.

Además, la Ley General de Ambiente dispone el principio de no regresividad, que supone que las nuevas legislaciones en materia ambiental deben tender siempre a una mayor conservación y no pueden retroceder en la protección del entorno.

"Chaco realizó su OTBN en el año 2009. Debería haberlo actualizado cada 5 años, siempre para más protección, nunca para menos. Jamás lo hizo, hasta ahora que lo hizo en sentido inverso al espíritu y letra de la Ley de Bosques", apuntó Viale y añadió que el ordenamiento aprobado por los legisladores chaqueños contraría no solo a la Ley General de Ambiente y la Ley de Bosques sino también al Acuerdo ambiental de Escazú, del cual nuestro país es parte.

 

Greenpeace llevará a Chaco ante la Corte Suprema

"A las 2.40 de la madrugada, y de espaldas al pueblo, la legislatura de Chaco votó una ley que reduce la protección de sus bosques y permitirá el avance de las topadoras sobre territorios de campesinos e indígenas, y de especies en peligro de extinción como el yaguareté. Llevaremos la denuncia a la Corte Suprema de Justicia de la Nación", sostuvo Hernán Giardini, coordinador de la campaña de Bosques de Greenpeace.

De esta manera, la organización ecologista anunciaba que irá ante el máximo tribunal contra dicho ordenamiento por ser ilegal e inconsulto. A la vez, el comunicado destaca "la ilegalidad de la totalidad de las hectáreas desmontadas durante 2021, 2022, 2023 y lo que va de 2024, ya que los desmontes se encuentran suspendidos por la justicia provincial, desde el 16 de octubre de 2020, ante la falta de actualización de su Ordenamiento Territorial de Bosques Nativos".

"Se trata de un área de corredores de conservación y de amortiguamiento del Parque Nacional Copo, la Reserva La Pirámide y la Reserva Provincial Loro Hablador. De esta forma no se cumple con los Criterios 1, 2, 3, 4 y 5 de Sustentabilidad Ambiental establecidos por la Ley Nacional de Bosques", precisaron desde la organización.

Y alertaron: "La grave crisis climática y de biodiversidad en la que nos encontramos nos obliga a poner fin a los desmontes y promover el manejo sustentable y la restauración de los bosques nativos, respetando los derechos y territorios de las comunidades indígenas".

 

 

OPINÁ, DEJÁ TU COMENTARIO:
Más Noticias

NEWSLETTER

Suscríbase a nuestro boletín de noticias