miércoles 22 de mayo de 2024 - Edición Nº1995

Argentina | 8 may 2024

Salud Pública

La Unión Europea retiró la vacuna AstraZeneca del mercado por sus efectos adversos

Fue la segunda marca que se empezó a aplicar en nuestro país, luego de la rusa Sputnik V. Argentina compró 22 millones de dosis y comenzó a producir el principio activo en el laboratorio Mabxience de Garín, que se completó con el envasado en México. Según el Ministerio de Salud, sobre un total de 64.010 efectos adversos registrados en todo el país (sobre más de 100 millones de aplicaciones), sólo 3.149 fueron graves.


Días después de que el laboratorio AstraZeneca admitiera por primera vez que su vacuna contra el Covid-19 puede desencadenar el síndrome de trombosis con trombocitopenia (TTS) en casos extremadamente raros, la farmacéutica anunció que ya no se venderán dosis en la Unión Europea.

La medida entró en vigencia este martes, luego de que la Comisión Europea aceptara un pedido presentado el 5 de marzo por la propia empresa para retirar el producto del mercado.

La vacuna fue una de las primeras en aplicarse en Argentina, justo después de la rusa Sputnik, y fue la gran apuesta del Gobierno de Alberto Fernández, que además de consagrarla como la primera de las vacunas por las que se firmó contrato por 22 millones de dosis, decidió que, en parte, se fabricara en el país, según confirmó el diario Clarín.

 

Esta vacuna también fue la que más efectos adversos registró en Argentina, donde dejó de aplicarse durante el segundo año de la pandemia.

 

La declaración judicial sobre los efectos adversos "admitidos" por AstraZeneca se dio en el contexto de una demanda colectiva presentada en Inglaterra por quienes afirman haber sufrido afectaciones graves luego de recibir esa inyección, que fue desarrollada en colaboración con la Universidad de Oxford.

La vacuna registraba casos de trombosis que derivaron en la limitación del producto durante 2021. Los juicios aceleraron los tiempos de explicaciones y la semana pasada se hizo público que AstraZeneca admitía por primera vez, en documentos oficiales, que su vacuna podía provocar efectos adversos poco comunes.

La dosis en cuestión -a diferencia, por ejemplo, de la de Pfizer, con tecnología de ARN mensajero, o la rusa Sputnik, que se preparó con adenovirus humanos- es en base a un adenovirus de chimpancé como plataforma.

Una vez en el cuerpo, el organismo genera la respuesta inmunitaria a ese antígeno sin causar enfermedad. En su momento, la doble dosis AstraZeneca probó una eficacia de entre el 85% y el 90% contra la enfermedad sintomática del Covid-19.

 

La vacuna en Argentina

De acuerdo al informe del medio nacional, cuando se firmó en contrato compartido con México, se determinó que el principio activo de la vacuna se produciría en el laboratorio argentino Mabxience de Garín y se completaría el envasado en territorio azteca. Los primeros lotes fabricados de esa forma deberían haber llegado a la Argentina en marzo de 2021, pero finalmente desembarcaron a fines de mayo de ese año.

Esto fue así pese a que el expresidente argentino y la ex ministra de Salud, Carla Vizzotti, visitaron por separado la fábrica de envasado mexicana para "agilizar" el envío. Según el contrato firmado en noviembre de 2020, Argentina debía recibir 2.382.000 vacunas en marzo y 4.040.000 en abril del año siguiente.

A eso se sumaban, según lo pactado originalmente, 4.040.000 cuya fecha en el cronograma era fin de mayo de 2021; 3.451.000 de junio de ese año; y 8.518.000 más hasta el 31 de julio. Eran 22.431.000 dosis por un costo total de 89,6 millones.

Ya en septiembre 2020 AstraZeneca y Oxford fueron noticia por haber suspendido la fase 3 de esa vacuna por un efecto adverso grave, del que no trascendieron detalles. Por ahora, el laboratorio insiste en que, a pesar de estos riesgos extremadamente bajos de efectos adversos de gravedad, los beneficios concretos de la vacunación superan los efectos secundarios que sólo son posibles.

En enero de este año, el Ministerio de Salud de la Nación publicó por primera vez un informe detallado sobre cuáles fueron los efectos adversos graves asociados a la inmunización y a qué laboratorios correspondieron.

En el periodo de análisis -que comprendió desde el inicio de la campaña de vacunación, a fines de diciembre de 2020, hasta el 30 de abril de 2023- el primer dato a destacar es que sobre un total de 64.010 efectos adversos registrados en todo el país (sobre más de 100 millones de aplicaciones), sólo 3.149 fueron graves. Esto es, 2,7 cada 100 mil dosis suministradas.

Pero hoy toma relevancia el segundo dato a destacar: el detalle por laboratorio da cuenta de que la mayor diversidad de efectos adversos graves la tuvo la vacuna de AstraZeneca, que acaparó 19 de las 33 enfermedades relevadas. Le siguió Sputnik V, con 15 afecciones diferentes; Sinopharm, con 10; Pfizer, con 7; y Moderna, con 5. De otras marcas utilizadas en menor volumen no se informaron datos.

El trastorno con mayor incidencia de todos los clasificados se dio con la vacuna de AstraZeneca: fue el síndrome de trombosis, con una tasa de 0,05 cada 100 mil aplicaciones. Los otros dos síndromes de mayor incidencia para AstraZeneca fueron el de trombocitopenia autoinmunitaria (0,03 cada 100 mil) y el de Guillain-Barré (misma proporción).

La trombocitopenia inmunitaria produce moretones y sangrado producto del bajo nivel de plaquetas, que son las células que ayudan a coagular la sangre. El síndrome de Guillain-Barré ocurre cuando el propio sistema inmunitario daña las neuronas y causa debilidad muscular y a veces parálisis.

 

 

OPINÁ, DEJÁ TU COMENTARIO:
Notas Relacionadas
Más Noticias

NEWSLETTER

Suscríbase a nuestro boletín de noticias