jueves 18 de julio de 2024 - Edición Nº2052

Argentina | 9 jul 2024

Día de la Independencia

Una multitud se acercó a ver el tradicional desfile militar del 9 de Julio

La Avenida del Libertador mostró un buen marco de gente acompañando a la marcha de las fuerzas y con un particular protagonismo del presidente, que abordó un tanque de guerra rompiendo todos los protocolos.


Sellado el tan esperado Pacto de Mayo, el Gobierno nacional comenzó a festejar el Día de la Independencia por la mañana con un tedeum en la Catedral de la Ciudad de Buenos Aires. Al acto religioso, le siguió un espectacular desfile militar por la Avenida del Libertador, una ceremonia que no se desarrollaba hacía cinco años y que prometía ser más fervorosa que las últimas. 

A partir de las 10.30, la concentración comenzó su marcha desde la calle Agüero, en el barrio de Palermo, participando alrededor de 7.000 efectivos de las tres Fuerzas Armadas y miembros del Ministerio de Seguridad de la Nación; 62 aviones que, a partir de las 11, volaron sobre la ciudad; también blindados M113, tanques, embarcaciones del Poder Naval Integrado, caballos y canes. 

 

El presidente Javier Milei llegó al lugar a las 11. Saludó a sus ministros Patricia Bullrich, Luis Caputo y Luis Petri, y dio la orden de que inicie el procesión aérea, que mostró parte de la flota aeronáutica sobre un cielo diáfano de la ciudad capital, y el avance terrestre de las demás reparticiones de las Fuerzas Armadas Argentinas, revitalizando la tradición del desfile militar del 9 de Julio.

 

Victoria Villarruel, la vicepresidenta, arribó al palco montado sobre la arteria principal alrededor de las 10.48, despertando la ovación de los presentes. Los que primero dijeron presentes, y llegaron media hora antes, fueron Patricia Bullrich, ministra de Seguridad; Guillermo Francos, jefe de Gabinete; Manuel Adorni, vocero Presidencial; y Diana Mondino, canciller. 

Al son de la Marcha de Malvinas y aclamados de pie por el público que se acercó a ver el paso de las fuerzas, los veteranos marcharon a la cabeza del desfile y se detuvieron para saludar a las dos cabezas del Departamento Ejecutivo, haciendo un obsequio a la segunda mandataria en agradecimiento y recordando que ella es hija de un veterano. 

 

 

Mientras las Fuerzas Armadas desfilaban al son de la marcha de Avenida de las Camelias, la principal del Ejército Argentino, la gente se mostró emocionada y, con los Patricios a la cabeza, el más antiguo del país, comenzaron a desfilar los regimientos históricos, seguidos de Artillería 1, de la Ciudad de Buenos Aires.

Entre los más esperados por el público, por sus conocidas piezas musicales y sus característicos uniformes históricos, estuvieron los Granaderos a Caballo, que hicieron su entrada triunfal entonando la Marcha de San Lorenzo. Quienes se acercaron hasta el lugar acompañaron con aplausos, ondeando banderas y cantando la histórica canción, al paso de los alazanes y tordillos.

Del desfile formaron parte distintos vehículos de logística y blindados de combate que posee el Ejército Argentino. Entre todos ellos destacó el Tanque Argentino Mediano, conocido popularmente como TAM, a una de cuyas carrocerías fueron invitados a subirse el presidente y la vicepresidenta de la Nación.

 

Milei rompió el protocolo

El presidente Javier Milei y la vicepresidenta Victoria Villarruel se sumaron al desfile militar por el Día de la Independencia de forma activa, subiéndose a un tanque, desde donde arengaron al público presente en Avenida del Libertador. 

 

 

Los integrantes del Poder Ejecutivo desfilaron junto a las fuerzas armadas por algunos metros a borde un tanque militar TAM 2CA2 que formó parte de la presentación, cuando ambos se mostraron muy entusiasmados, al igual que durante todo el desfile militar. 
 

OPINÁ, DEJÁ TU COMENTARIO:
Más Noticias

NEWSLETTER

Suscríbase a nuestro boletín de noticias